Home Cursos    

Primer contacto con el Agua.

Primer contacto con el agua

 

La Temperatura.

Cuando   nos   sumergimos   en   el agua  nuestro  sistema  termorregulador  tiene  que hacer frente  en  pocos segundos  a  un  cambio  de  la  temperatura  exterior.  Hay  que  evitar  que este cambio sea brusco, pues podría provocarnos  un  schok,  denominado  hidrocución,  que  es  un  ligero  desvanecimiento, pero que en el agua puede ser peligroso.

Normas preventivas Hidrocucción.

  1. Evitar entrar al agua con una zambullida. (sin aclimatación).
  2. No realizar exposiciones prolongadas al sol y luego bañarse.
  3. Evitar realizar esfuerzos físicos intensos antes de la inmersión.
  4. Evitar periodo digestivo. (evitar comidas copiosas antes de la inmersión).
  5. Salir inmediatamente en caso de percibir signos de inadaptación a la temperatura del agua: escalofríos, castañeteo de dientes.

Conclusión: Todas las señales de índole anómala en la entrada o durante la permanencia en el agua deben implicar la salida y aviso al Instructor

 

Importante Recordar

 

Por  eso  debemos  entrar  al  agua  con  "buen  cuerpo",  apeteciéndonos  el chapuzón,  lo  cual  es  una  buena  prueba  de  que  estamos  preparados  para ello, mojándonos previamente la nuca y las muñecas para que el cuerpo se vaya acostumbrando. Si ésto nos produce escalofríos, es una señal de que no estamos en condiciones de hacerlo.

Una vez que nos zambullimos nuestro organismo sigue produciendo calor para mantener  la  temperatura,  pero  el  agua en contacto con la piel se lleva ese calor a  gran  velocidad,  es  25  veces  más  conductora del calor que el aire, y por   eso incluso aguas que al principio nos parecen  cálidas  al  cabo  de  unos  minutos  se convierten en frias. Puede ocurrir que el organismo no soporte esa constante pérdida  de  calor  y,  en  consecuencia,  disminuya su temperatura. Si empezamos a temblar en el agua debemos salir de ella, si  no  queremos  que  se  produzca  una hipotermia   (bajada de la temperatura corporal), secarnos bien y abrigarnos.