Home Cursos    CAPITULO 1   

La Temperatura en el agua

la temperatura en el agua

Vamos a Conocer...

 
1.  A qué temperatura se encuentra el agua.
2.  Cómo podemos evitar una hidrocución.
3.  Por  qué  pierde  tan  rápidamente  calor  el  cuerpo  hu-
mano en contacto con el agua.
4.  Cómo podemos evitar una hipotermia.

 

Depende del mar del que este­mos hablando y de qué época del año, pero casi siempre es menor la temperatura de las aguas del mar que la temperatura ambiente. Las aguas tropicales tienen una tempera­tura media de 30 grados, mientras que en el Mediterráneo oscila entre los 13 y 25 grados y en el Cantábrico entre los 10 y 20 grados.

 
Sin embargo, nuestro cuerpo de­be mantenerse siempre a una tempe­ratura aproximada de 37 grados, no obstante, él mismo mantiene un sis­tema de generación de calor y con­trol de la temperatura muy eficaz.
 
Cuando nos sumergimos en el agua nuestro sistema termorregula- dor tiene que hacer frente en pocos segundos a un cambio de la tempe­ratura exterior. Hay que evitar que este cambio sea brusco, pues podría provocarnos un schok, denominado hidrocución, que es un ligero desva­necimiento, pero que en el agua puede ser peligroso.
 
Por eso debemos entrar al agua con "buen cuerpo", apeteciéndonos el chapuzón, lo cual es una buena prueba de que estamos preparados para ello, mojándonos previamente la nuca y las muñecas para que el cuerpo se vaya acostumbrando. Si ésto nos produce escalofríos, es una señal de que no estamos en condiciones de hacerlo.
 

Un traje de buceo con su capucha puede protegernos de los cambios bruscos de temperatura. Pero tenemos que evitar sofocarnos antes de entrar al agua permaneciendo equipados durante mucho tiempo al sol o hacien­do ejercicio con él puesto. Si no lo evitamos, nuestro organismo estaría tratando de impedir el aumento de la temperatura y al entrar en el agua fría, le estaríamos exigiendo bruscamente que hiciese todo lo contrario: impedir su disminución.

Una vez que nos zambullimos nuestro organismo sigue produciendo calor para mantener la temperatura, pero el agua en contacto con la piel se lleva ese calor a gran velocidad, es 25 veces más con­ductora del calor que el aire, y por eso incluso aguas que al principio nos pare­cen cálidas al cabo de unos minutos se convierten en frias.

 
Puede ocurrir que el organismo no soporte esa constante pér­dida de calor y, en consecuencia, dis­minuya su temperatura. Si empezamos a temblar en el agua debemos salir de ella, si no queremos que se produzca una hipotermia (bajada de la temperatura corporal), secarnos bien y abrigarnos.
 
 
 

Tambien te puede interesar.

Descargate el archivo de la Lección

Video introducción

Get the Flash Player to see this player.

Alguna pregunta?

  •  Realiza aqui tu consulta de la lección.
  • Un Instructor de Minisub te respondera a tu consulta lo mas rápido posible.

.

Consultas al Instructor

catpcha  

PÁGINAS RELACIONADAS